viernes, 30 de septiembre de 2011

SARAMAGO Y SAKURA


Cuando José Saramago pronunció el discurso en la ceremonia de entrega de su Premio Nobel, lo inició recordando a las personas más sabias que había conocido, ambos analfabetos: sus abuelos maternos.

DISCURSO DE ACEPTACION DEL PREMIO NOBEL

"El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir. A las cuatro de la madrugada, cuando la promesa de un nuevo día aún venía por tierras de Francia, se levantaba del catre y salía al campo, llevando hasta el pasto la media docena de cerdas de cuya fertilidad se alimentaban él y la mujer.

Vivían de esta escasez mis abuelos maternos, de la pequeña cría de cerdos que después del desmame eran vendidos a los vecinos de la aldea. Azinhaga era su nombre, en la provincia del Ribatejo. Se llamaban Jerónimo Melrinho y Josefa Caixinha esos abuelos, y eran analfabetos uno y otro. En el invierno, cuando el frío de la noche apretaba hasta el punto de que el agua de los cántaros se helaba dentro de la casa, recogían de las pocilgas a los lechones más débiles y se los llevaban a su cama.

(...) ".Y algunas veces, en noches calientes de verano, después de la cena, mi abuelo me decía: "José, hoy vamos a dormir los dos debajo de la higuera". Había otras dos higueras, pero aquélla, ciertamente por ser la mayor, por ser la más antigua, por ser la de siempre, era, para todas las personas de la casa, la higuera.

Más o menos por antonomasia, palabra erudita que sólo muchos años después acabaría conociendo y sabiendo lo que significaba. En medio de la paz nocturna, entre las ramas altas del árbol, una estrella se me aparecía, y después, lentamente, se escondía detrás de una hoja, y, mirando en otra dirección, tal como un río corriendo en silencio por el cielo cóncavo, surgía la claridad traslúcida de la Vía Láctea, el camino de Santiago, como todavía le llamábamos en la aldea.

Mientras el sueño llegaba, la noche se poblaba con las historias y los sucesos que mi abuelo iba contando: leyendas, apariciones, asombros, episodios singulares, muertes antiguas, escaramuzas de palo y piedra, palabras de antepasados, un incansable rumor de memorias que me mantenía despierto, al mismo que suavemente me acunaba"


Al leer esta parte de su discurso, recordé, no sé porqué, la belleza de las flores del campo. Aquellas imágenes que siempre guardamos en la memoria cuando en segundos de mirada nos influyen en siglos de vida. Saramago me hizo recordar el campo, las flores, las noches estrelladas, la luz del sol que muestra las flores en todo su esplendor.

Nuestro amigo Manuel Medina hace algunos días envió este hermoso material SAKURA, FLOR DEL CEREZO que quiero compartirles para acompañar el párrafo inicial del discurso de Saramago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario