sábado, 31 de julio de 2010

MENTE SANA EN CUERPO SANO

RISAS...PARA LA SALUD.


La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano ..

Hace algunos años leí una frase que me llamó mucho la atención: los pensamientos son realidades. No la entendía bien a bien, pero me dejaba entrever que lo que proyectas (si es que así se le puede llamar) en tu mente, puede reflejarse en tu vida diaria.

Hoy hay varios autores y estudios experimentales que comprueban la enseñanza de los griegos y romanos: la mente sana proyecta un cuerpo sano y al revés: un  cuerpo sano proyecta una mente sana.
En su post, Eduardo Punset "Mueve el esqueleto, levanta el ánimo", dice que: 

"En todos los casos estamos descubriendo, atónitos, que los ejercicios físicos y el cuidado de la dieta –los soportes básicos de la salud física– tienen una repercusión en la salud mental. Lo que están sugiriendo las pruebas efectuadas en distintos laboratorios es que la memoria y la capacidad cognitiva mejoran con los soportes de la salud física"... pero también dice que:  "afortunadamente, contamos con numerosas pruebas experimentales que nos han convencido de que el cuidado de la salud física produce una mejor salud mental. Las horas pasadas en el gimnasio no sólo desarrollan los músculos, sino la memoria; un cuidado diario de la dieta –el otro soporte de la salud– mejora el ánimo y la capacidad cognitiva".

Más delante agrega que:

¿Cómo funciona este mecanismo extraordinario? El ejercicio físico envía, a través de la corriente sanguínea, productos químicos como la proteína IGF1 al cerebro. La proteína en cuestión se convierte allí en una especie de gendarme que empieza a dictar instrucciones para que el organismo aumente la producción de FNDC (factores neurotróficos derivados del cerebro), que alimenta los procesos responsables de un pensamiento más sofisticado.

En pocas palabras, si tienes armonía y equilibrio en tu mente y espíritu, muy probablemente lo reflejes en tu rostro y en tu cuerpo y en recíproco: si cuidas tu cuerpo y tu organismo, muy probablemente lo reflejes en tu actitud ante la vida y ante los demás.

sábado, 17 de julio de 2010

LA CONTEMPLACION EN EDUCACION


















Hasta hoy el modelo dominante en el diseño y desarrollo curricular en nuestras escuelas ha sido la sobresaturación de contenidos y su asimilación vía memorización y repetición en exámenes que son los que van "pasando" a nuestros alumnos de un grado a otro.

No hay espacio ni físico ni temporal para la reflexión, la creatividad, la convivencia (excepto en el recreo que curiosamnete es el espacio más lúdico en la escuela). Tampoco para la meditación y contemplación (entendida como la introspección para entendernos y comprendernos en la inmensidad de lo que nos rodea, tanto de los seres humanos como del cosmos o de la naturaleza).

Hoy se requiere revisar profundamente las bases en las que se construyó el curriculum actual (que tiene su origen en la naciente era industrial del siglo 18 para "acostumbrar" a los futuros trabajadores de la fábrica taylorista a ser un apéndice de la maquinaria dehumanizada) y replantearlo a la luz de los nuevos descubrimientos no solo de las ciencias de la educación, sino de los planteamientos que se hacen de otras tradiciones filosóficas como por ejemplo las budistas u otras que profundizan en nuestra naturaleza humana.

Como dice Eduardo Punset en la introducción de su charla: ¿Hacia dónde ha de evolucionar nuestro sistema educativo para formar a ciudadanos capaces de afrontar los retos de este siglo? Tanto la ciencia como la tradición contemplativa budista tienen mucho que decir al respecto. ¿Por qué no unirlas para que se enriquezcan mutuamente y aporten soluciones? Eso es lo que hicieron el pasado mes en Washington D.C., y allí estuvo Redes para presenciar un excelente debate sobre las necesidades de la educación de nuestros hijos.