martes, 26 de julio de 2011

NEUROCIENCIA Y VIDA COTIDIANA


La investigación que se está llevando a cabo en el mundo sobre el funcionamiento del cerebro y específicamente la neurociencia, hará que las bases de la educación en general y los procesos de enseñanza y aprendizaje en particular cambien radicalmente. Pero también, se va explicando gradualmente las bases de nuestro comportamiento en el mundo actual.

Por citar solo un ejemplo, es más importante desaprender que aprender. Este aparente juego de palabras tiene razones fundamentales: en la sociedad digital actual, en la masificación de la telecomunicación, en las redes sociales de millones de usuarios conectados en tiempo real, la información y el conocimiento adquieren nuevas características y su naturaleza cambia. Es volátil, se duplica a gran velocidad, los dispositivos celulares y laptop nos permiten accesarla en cualquier momento, nos podemos enlazar con cualquiera que tenga estos dispositivos en cualquier parte del mundo. 

Estos elementos nos llevan a no tener como fin de la educación almacenar información inútil, sino en desarrollar la capacidad de gestionar y administrar la información para construir conocimientos que nos permitan en la diversidad de situaciones que nos permean todos los días, tomar las mejores decisiones para nuestra vida personal y profesional.

Como el mundo es cambiante a gran velocidad, el aprendizaje requiere como siguiente paso el desaprendizaje que nos faculte a nuevos aprendizajes: un aprendizaje "fijo", "estorba" a un aprendizaje nuevo.

Hoy la neurociencia está aportando conocimientos muy valiosos sobre cómo funciona el cerebro, sobre cómo consume energía, en qué la consume, que áreas se activan ante qué estímulos del entorno, que le "gusta" más, quien dirige nuestra vida diaria, el papel de las emociones, el papel de nuestra historia como homínidos, qué hemos heredado de nuestra evolución como especie y que sigue vigente aún hoy en día después de miles de años de evolución, la relación entre nuestro cerebro más "antiguo" y el más reciente en su evolución. Entre muchas otras cuestiones.

Todos estos descubrimientos nos replantean no solo la educación, sino incluso nuestro comportamiento en las sociedades actuales, predeterminado en una mezcla fascinante de herencia de nuestra especie con los estímulos provenientes de la vida cotidiana.

Debemos leer y explorar estos resultados de la neurociencia y ver cómo nos podemos apoyar para mejorar todos los aspectos de nuestras vidas.

Hay mucho material que nos invita a ser mejores con los demás, parte en la que debieramos emplear los resultados de la neurociencia. Nuestro amigo Manuel Medina nos envía mucho material en este sentido. Desde aquí se lo agradezco y comparto con ustedes algo de lo mucho de lo que nos da: