viernes, 7 de agosto de 2009

EL ESPIRITU CREATIVO

EL ESPIRITU CREATIVO

ANATOMIA DEL MOMENTO CREATIVO.

El primer estadío es la preparación. Momento en que te sumerges en el problema, en busca de información que te pueda servir. Dejas vagabundear libremente tu imaginación. Es fundamental ser receptivo y aún más con lo improbable e insólito. Esta etapa es dificil porque caemos en la trampa de las rutinas y el endurecimiento de las actitudes y la censura social y nuestra propia autocensura que impide y limita en gran medida la receptividad de aire fresco y nuevo y que nos susurra al oído: “dirán que estoy loco”, “qué dirán de mi”, “eso no funcionará jamás”.

La etapa de frustración. Es cuando la mente analítica, racional, en busca de una solución llega al límite de sus habilidades. Es vital mantenerse aún cuando todo vaya en contra. No darnos por vencido antes de tiempo.

Incubación. Dejar que el problema que intentamos resolver se cueza a fuego lento. Digerir todo lo que hemos reunido. Dejar que se incube en el inconsciente. El inconsciente se manifiesta más como una corazonada, algo intuitivo que deja entrever la solución. Cuando confiamos en la intuición en verdad recurrimos a la sabiduría del inconsciente. (Nota: para mayores detalles de la relación del pensamiento consciente y el poderoso inconsciente léase el delicioso libro “BLINK (Inteligencia Intuitiva)” de Malcolm Gladwell).

Iluminación. Cuando de repente se te ocurre la respuesta como salida de la nada (aparentemente). El famoso ¡Eureka! Pero todavía no es un acto creativo.

La etapa final es la traducción, es decir, cuando tomas tu idea y la transformas en acción. Traducir tu iluminación en realidad convierte la idea en algo más que un simple pensamiento pasajero: la idea se vuelve útil para ti y los demás.

Cualquier modelo de las etapas del proceso creativo constituye sólo una aproximación tosca de un proceso que en realidad es más fluído y puede seguir una diversidad de rumbos. Más a menudo es una larga serie de actos con múliples y sucesivas preparaciones, frustraciones, incubaciones, iluminaciones y traducciones a la acción.

Pero no basta con ser diferente o innovador para ser creativo, porque puede ser extravagante o excéntrico. Debe “funcionar”. Para ser creativo, de algún modo debe ser apropiado, útil, valioso, significativo. Una dimensión importante de la creatividad es el público. Es la dimensión social. Puede quedarse en lo individual y privado (un poema en un diario íntimo, un arreglo floral de mi casa, etc), pero para que realmente sea recibido el esfuerzo, ha de ser público y social. Es un hecho social no solo psicológico.

SER CREATIVO EN X.

El entorno social de la creatividad es en general el campo o ámbito donde uno se desempeña. Una persona no es creativa en general; no se puede decir que una persona es “creativa”. Debemos decir que es creativa en X cosa, en escribir, dirigir, enseñar. La gente puede ser creativa en algo específico, en un campo o actividad particular.

CREATIVIDAD CON C mayúscula y con c minúscula.

Existe creatividad cuando se reúnen algunos elementos clave: originalidad, oportunidad y un público receptivo en su ámbito. Lo público se aplica a la creatividad con C mayuscula, es decir los grandes logros de Einstein, Mozart, Freud, que incluso fueron capaces de cambiar paradigmas.

Sin embargo, un chef muestra creatividad al hacer un nuevo arreglo de un platillo. Un albañil lo hace cuando muestra una forma diferente de acomodar los ladrillos. O que nosotros arreglemos el jardin de una manera diferente. Nada de esto nos hará aparecer en la Historia, pero estamos yendo más allá de lo convencional y de la rutina. La vida cotidiana es uno de los escenarios para desarrollar y aplicar la innovación y solución de problemas: el dominio mayor, pero menos celebrado, del espíritu creativo.

TACTICAS CREATIVAS.

La habilidad de ver las cosas de una manera nueva es de vital importancia para el proceso creativo; radica en las ganas de cuestionar cualquier supuesto.

El libro describe algunas técnicas para desarrollar el espíritu creativo como por ejemplo: saber escuchar (Peter Senge (autor de la -quinta disciplina-lo llama la escucha profunda); aprender del riesgo, es decir aventurarse al riesgo por experimentar, probar, ensayar, y aprender de ello: en el proceso creativo de solución de problemas un error es un experimento del cual se puede aprender información valiosa acerca de lo que debe intentarse a continuación; la ansiedad (y agregaría, la presión) manejada adecuadamente es una fuente de creatividad.

EXPANDIR LA CREATIVIDAD.

La no-mente.- Mientras ocurre el estado en que la creatividad fluye, se pierde toda inhibición (las barreas física y emocionales que nos imponen o que nos autoimponemos). En la idea Zen de la no-mente es un estado de completa absorción en lo que se está haciendo. Es decir, “vaciándo” uno mismo la mente individual, más pequeña y perdiendo la intensa inhibición del individuo, podemos recurrir a esta mente universal más grande, más creativa. Una fusión con el cosmos y la naturaleza. La no-mente no es inconsciencia. Por el contrario, es una conciencia precisa durante el cual uno no es perturbado por la habitual cháchara interior con que nos distrae la mente. Significa no tener la mente llena de pensamientos fortuitos. Los maestros Zen dicen componer primero el estado interior y que emerja la creatividad de ese estado de no-mente.

La mente como el agua.

En Occidente a menudo relacionamos la creatividad con la invención y la solución de problemas, pero la tradición cultural asiática la ve de forma diferente: usan la metáfora del agua. El agua adquiere la forma del recipiente que la conserva.La creatividad es una suerte de adaptación a las circunstancias. Ver la creatividad como una danza de interdependencia. Esta filosofía antigua considera todos los fenómenos como aspectos interrelacionados de un sistema único, delicadamente organizado. Sostiene que las acciones más creativas son aquellas verdaderamente adaptables y sensibles al ambiente social total de cada uno.

La mente de un niño. “Captar algo de lo que era ser un niño, tanto en el sentido de ser libre explorador de un ámbito, alguien con el mundo entero abierto ante los ojos, sentirse intrigado ante el tipo de cosas que intrigan a los niños” . El núcleo de la creatividad está allí, en el niño:el deseo y el impulso de explorar, de descubrir, de experimentar con formas diferentes de manejar y mirar las cosas. Los niños crean mundos completos de realidad a partir del juego. Para el niño cualquier cosa es posible, todo es concebible.

NUTRIR LA CREATIVIDAD.

Los asesinos de la creatividad. Los enumeraré sin describirlo porque me parece que se entienden por sí mismos: La vigilancia, la evaluación, las recompensas, la competencia, el exceso de control, la restricción de las elecciones, la administración inadecuada del tiempo (siempre apresurando las cosas).

Los niños no son adultos pequeños. Su trabajo es jugar, experimentar, su trabajo es probar cosas diferentes.

La creatividad florece cuando las cosas se hacen por placer. Lo importante es el placer, no la perfección.

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS

En la Escuela Regio Nell Emilia el programa de estudios no se ha construido alrededor de temas, sino en torno de proyectos que implican un esfuerzo colectivo.

La escuela primaria de Key School los niños entran en contacto con toda clase de materiales destinados a estimular la amplia gama de habilidades humanas. Se presta mucha atención a la inteligencia personal, el conocerse a sí mismo y a los demás. Cada nueve semanas hay temas diferentes. Los proyectos no reciben calificaciones, cada niños lo explica a los demás y responde preguntas.

El Capital Children`s Museum de Washington, D.C. donde los asistentes interactúan, ven procesos completos, alimentan la experiencia humana completa.

Odisea, un programa destinado a alentar la solución creativa de problemas. Plantea a los alumnos retos desconcertantes para que trabajen en equipo. A los alumnos participantes antes que prolijidad se les pide ingeniosidad. No existe una respuesta correcta, sólo la más imaginativa. La Odisea no plantea ninguna receta para solucionar problemas, todos tienen su propio modo de solucionarlos.

LA CREATIVIDAD EN EL TRABAJO.

¿Qué podemos hacer?

El lugar de trabajo debe sufrir cambios vitales (y radicales):

Más allá de la jerarquía. “Aplanar” la pirámide organizacional. Mi cargo laboral es “Leonardo da Vinci”

Un refugio seguro para las ideas. Poner freno al cinismo y a las críticas implacables.

Ser dueños de los resultados.

Lo pequeño es lo mejor. El mejor ambiente parece ser el que es similar a la escala familiar.

Algo más que un simple trabajo. Un espacio para el desarrollo personal y profesional, un trabajo que tenga significado Psicológico y social.

Escalar juntos. De principio a fin. Es un viaje cada proyecto.

El jefe como provocador. Motivar, desafiar, abrir nuevos caminos, nuevas formas de crear una experiencia para que te sientas vivo.

Atrevese a ser positivo. Reducir y eliminar la negatividad. Fomentar el optimismo, la alegría por lo que se hace.

CREAR COMUNIDAD.

La creatividad para Aliviar el sufrimiento de los demás. Descubrir las relaciones entre las cosas para poder solucionar nuestros problemas. Tenemols la desnutrición, las enfermedades, las adicciones, la pobreza, pero también tenemos la esperanza, el conocimiento para solucionarlo. Luther King decía: “todo hombre debe decidir si caminará a la luz del altruismo creativo o en la oscuridad del egoísmo destructivo” La pregbunta de estos tiempos es: ¿qué estás haciendo por los demás?

ENCENDER UN RENACIMIENTO GLOBAL DE LA CREATIVIDAD.

En un estudio realizado por Simonton que estudio a las grandes civilizaciones de Europa, China, India, el mundo islámico y después estudió 127 períodos de veinte años en la historia europea desde 700 a.C hasta 1839 d.C encontró que hasta cierto punto, el desarrollo creativo depende de la exposición a la diversidad cultural. ¡Ciudadandos del monolito, rebelaos! La mayoría de los grandes filósofos abrazaron un credo que iba contra contra la corriente de las normas de la época.

Simonton señala interesantes paralelos entre la creatividad individual y la social. En el nivel individual, la creatividad implica un proceso de absorber nuevas ideas, de lanzarse al desequilibrio y tratar de lograr una nueva síntesis. En el plano social, en los períodos más creativos ha habido una tremenda infusión de diversidad: ideas nuevas y encuentros transculturales. Entonces la sociedad se enfrenta al desafió de unir tanta diversidad y complejidad de alguna manera armoniosa.

Además, a causa de la comunicación global, existe más posibilidad que nunca para que las culturas aprendan unas de otras.

En última instancia, el renacimiento de la creatividad dependerá de las acciones de los individuos: un trabajador sueco estampa orgulloso su nombre en la parte de la máquina que ha fabricado. Una neurocirujana en Detroit pone con ternura una mano sobre la cabeza de un pequeño paciente en busca de indicios especiales de una operación exitosa. Un niño italiano mira con ojos de asombro la deslumbrante belleza de un campo de amapolas y anuncia que es “mejor que el helado”.

Pero… las últimas palabras sobre la creatividad deben dedicarse a Hellen Keller (sorda y ciega) que le pregunta a una amiga cuando la amiga regresa del bosque: ¿qué has observado?. La amiga le dice que no vio nada notable. “Yo que no puedo ver, encuentro cientos de cosas: la delicada simetría de una hoja, la piel lisa de un abedul plateado, la cortezsa áspera del pino. Yo que soy ciega, puedo dar un consejo a los que ven: usad nuestros ojos como si mañana fueran a quedar ciegos. “oid la música de las voces, la canción del pájaro, las poderosas melodías de una orquesta como si mañana fueras a quedar sordos. Tocad cada objeto como si mañana fueras a perder el tacto. Oled el perfume de las flores, saboread con deleite cada bocado, como si a partir de mañana ya no pudieras volver a saborear u oler.

Aprovechad al máximo cada sentido.

Gozad la gloria de todas las facetas y placeres y belleza que el mundo os revela”

Resumen elaborado por Rubén Montañez

Bibliografía.

Goleman, Daniel. El Espíritu Creativo. Zeta Bolsillo, Barcelona.1992

1 comentario:

  1. Hola Ruben , te felicito por compartir este hermoso libro, sobre todo tus reflexiones finales, respecto de la sensibilidad de Hellen Keller, me emocioné al leerlo.Creo que es muy importante tomar conciencia de lo somos y tenemos y quejarnos menos..
    Soledad
    Santiago, noviembre 2013

    ResponderEliminar